Home >> Cultural >> Hiromi, en la Argentina
Viernes, 08 de Agosto de 2014
Hiromi, en la Argentina

Por primera vez en nuestro país, una de las artistas más aclamadas del mundo del Jazz. Se trata de Hiromi, pianista y compositora cuya música, aunque suele ser clasificada como "jazz", no se circunscribe a ningún género, sino que se nutre de la música clásica, el rock y el jazz para crear un sonido innovador.

Hiromi empezó a tocar música clásica cuando tenía seis años. A los ocho conoció el jazz, a través de su profesora, Noriko Hakita. A los 14 tocó con la Filarmónica Checa y a los 17 se presentó junto a Chick Corea. Estudio en Berklee College of Music, fue alumna de Art Tatum y Oscar Peterson y antes de terminar los estudios ya tenía firmado un contrato con un sello.
Hiromi tiene una perfecta mezcla entre extravagancia y sobriedad.
Es feliz tocando el piano. En sus espectáculos, suele pararse, sentarse, gesticula, mueve la cabeza y se ríe mientras toca el Yamaha de cola a una velocidad casi sobrehumana. Sus miradas se dirigen al público y esa felicidad es contagiosa.
Justamente, su disco, “Alive”, se presentará el 18 de agosto en el Teatro Coliseo, y refiere a todos los sentimientos que existen en nuestro interior y que no se pueden transmitir en palabras, sino que sólo pueden ser sentidos. Y así es lo transmite Hiromi en su música.
Por primera vez en nuestro país, una de las artistas más aclamadas del mundo del Jazz. Se trata de Hiromi, pianista y compositora cuya música, aunque suele ser clasificada como "jazz", no se circunscribe a ningún género, sino que se nutre de la música clásica, el rock y el jazz para crear un sonido innovador.
Hiromi empezó a tocar música clásica cuando tenía seis años. A los ocho conoció el jazz, a través de su profesora, Noriko Hakita. A los 14 tocó con la Filarmónica Checa y a los 17 se presentó junto a Chick Corea. Estudio en Berklee College of Music, fue alumna de Art Tatum y Oscar Peterson y antes de terminar los estudios ya tenía firmado un contrato con un sello.
Hiromi tiene una perfecta mezcla entre extravagancia y sobriedad.
Es feliz tocando el piano. En sus espectáculos, suele pararse, sentarse, gesticula, mueve la cabeza y se ríe mientras toca el Yamaha de cola a una velocidad casi sobrehumana. Sus miradas se dirigen al público y esa felicidad es contagiosa.
Justamente, su disco, “Alive”, se presentará el 18 de agosto en el Teatro Coliseo, y refiere a todos los sentimientos que existen en nuestro interior y que no se pueden transmitir en palabras, sino que sólo pueden ser sentidos. Y así es lo transmite Hiromi en su música.