Home >> Cultural >> La importancia del silencio
Jueves, 15 de Mayo de 2014
La importancia del silencio
Escrito por María Florencia Zaia   

La poetisa Masayo Koike disertó en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, el viernes 2 de mayo, y dentro del “Día de Japón” en la feria.
La conferencia fue abierta por la presidenta de la Fundación El Libro, Nelly Espiño, quien resaltó el privilegio de tener como invitada especial a Koike, a quien agradeció su participación.
El Ministro Katsuhide Ariyoshi, por su parte, remarcó la importancia de la poesía dentro de la historia del Japón, y la  destacó como un medio que permite disfrutar de la belleza de las cosas más pequeñas y simples.
Koike comenzó su disertación con una aclaración: el tipo de poesía que ella escribe es definida precisamente como poemas libres en lenguaje coloquial.

A partir de allí, la autora dedicó toda su disertación a explicar las principales características del Haiku, y de la poesía libre en lenguaje coloquial.
Ella mismo subrayó su enfoque en la poesía libre, y aclaró que no podría convertirse en poetisa de Haiku, de Tanka. Además, resaltó la dificultad del universo del Haiku, y agregó: “Escribirlo es algo pavoroso”. También resaltó que la métrica 5, 7, 5, propia del Haiku, requiere un control severo las palabras. “La resonancia es algo profundo”, dijo.
Igualmente, ella ha elegido la poesía libre, en la cual también hay una resonancia, una forma. “En poesía, el cambio de renglón va creando una forma, un ritmo, y crear una forma constituye el desafío de la poesía actual”.
Retrotrayéndose un poco en la historia, la poetisa mencionó los orígenes del Haiku, y la dificultad de encontrar personas que lo escriban hoy en día. En tal sentido, enumeró el valioso aporte que realizó el escritor Soseki, Natsume, quien también escribió Haiku. En aquel entonces, este tipo de poesía era algo obvio. Posteriormente, esta cultura y conocimientos sufrieron una decadencia.
Además, de Soseki, hubo otro autor de la misma época llamada Higuchi Ichiyo, definido como pseudo clásico, con un estilo literario antiguo con utilización del lenguaje coloquial.
Koike también mencionó a otro autor, Nishiwaki Junzaburo, poeta contemporáneo, de quien rescató la importancia de la lectura silenciosa, y cómo de esa se desprende una melodía interior de quien lee. “La lectura en silencio pretende que suene como una melodía, música dentro de su cabeza”.
Si bien las obras de los poetas actuales tienden a la lectura silenciosa, en la actualidad comenzó a estilarse entre los jóvenes la recitación. Y destacó un hecho puntual con respecto al crecimiento de la recitación: el terremoto y tsunami que azotó gravemente a la región de Tohoku, en el 2011. Ella explicó que hubo un pedido a los poetas contemporáneos para que reciten sus poemas a partir de la tragedia. El pedido deseaba transmitir, de acuerdo a lo que explicó Koike, que las palabras simples y concisas podrían llegar al corazón de la gente.
Así, los poemas de Fukushima comenzaron a resonar a través de Twitter. En tal sentido, la autora opinó que ella misma no podría leerlos en voz alta, pero no se podía ignorar que esas palabras atrajeron a mucha gente.
La disertación culminó con la lectura de dos importantes obras de la escritora Ichiyo Higuchi. Una fue Takekurabe (Juego de niños) y Nigorie (Aguas Turbias).
La autora no describió sus obras, sino que utilizó todo el tiempo destinado a la disertación para hablar del Haiku, y sus características y complejidades.
Resaltó, sobre todo, la importancia del silencio en la lectura para evocar a los sentimientos que emanan de la interpretación de los poemas, y la melodía que puede surgir en esa interpretación. Luego del terremoto, emergió un pedido recitación de poemas, en contraposición al silencio, quizá la naturaleza empujó para que emergieran otras formas a través de la recitación. Y quizás -como preciso la autora- “las palabras simples y concisas podrían llegar al corazón de la gente”.