Home >> Especiales >> Japón >> Estado de emergencia para siete prefecturas
Martes, 07 de Abril de 2020
Estado de emergencia para siete prefecturas

CUARENTENA, aunque no obligatoria, para Tokio, Chiba, Kanagawa, Saitama, Osaka, Hyogo y Fukuoka.

El estado de emergencia para siete prefecturas de Japón fue declarado por el primer ministro, Shinzo Abe, este 7 de abril. Las prefecturas afectadas, en momentos en que se ha registrado un aumento en el número de infección por coronavirus, son: Tokio, Chiba, Kanagawa, Saitama, Osaka, Hyogo y Fukuoka.

 

“En respuesta a la rápida propagación del coronavirus en varias ciudades y que esto puede atentar contra la vida y la salud de la población, hemos decidido declarar el estado de emergencia desde hoy, 7 de abril, hasta el 6 de mayo”, anunció el primer ministro japonés. “Para evitar una extensión drástica del número de infecciones, pido toda la cooperación posible el pueblo japonés”, agregó.

Además de la recomendación de no salir de casa, el estado de emergencia permitirá a las autoridades ordenar el cierre de colegios, establecimientos comerciales, espacios de ocio y centros deportivos y culturales.

Esta medida, no obstante, dista de la cuarentena aplicada en otros países como la Argentina, por ejemplo, ya que la legislación nipona no contempla sanciones para quienes incumplan las recomendaciones de las autoridades.

“Lo más importante es que cada ciudadano cambie su forma de actuar”, manifestó el Primer Ministro, quien agregó que “los servicios económicos y sociales pueden mantenerse siempre que se eviten las concentraciones de gente”.

Esta es la primera vez que un gobierno recurre a este tipo de medida. Al 7 de abril, casos de Covid-19 en Japón, superan los 4200, con 108 muertos, sin contar los del crucero Diamond Princess.

¿Medida efectiva?
La declaración de un estado de emergencia se basa en evitar el colapso de los sistemas de atención médica japoneses por el brote de coronavirus. Sin embargo, la atención, según la agencia Kyodo News, se centrará en si la primera medida de este tipo en Japón será efectiva. Por ello, se espera que el estado de emergencia llegue al público e influya en su comportamiento. A las personas en las siete prefecturas designadas se les pide que se queden en sus casas, aunque no habrá medidas punitivas para quienes ignoren la solicitud.

El primer ministro Shinzo Abe obtuvo la autorización para declarar un estado de emergencia a mediados de marzo, pero el Premier no recurrió a lo que algunos funcionarios del gobierno calificaron como último recurso, sino que siguió receloso de dar un golpe posiblemente debilitante a la de por sí ya frágil economía del país. Pero Abe y altos funcionarios del gobierno cambiaron gradualmente su tono a medida que el aumento diario de infecciones en Tokio comenzó a superar los 100.
Lo que más preocupaba para el panel de expertos médicos del gobierno que aconsejaba a Abe era el hecho de que las rutas de transmisión no estaban claras en un número creciente de casos, lo que indicaba la posibilidad de un aumento explosivo. Cuando Tokio informó un aumento diario de 117 casos, el primero por encima del umbral de tres dígitos, las rutas de transmisión eran desconocidas en 80 casos. Al día siguiente, hubo 92 casos imposibles de rastrear, ya que la ciudad confirmó un récord de 143 nuevas infecciones.

La declaración de emergencia, que no llega a ser una cuarentena como, por ejemplo en la Argentina, permite sin embargo tomar algunas medidas drásticas. Los gobernadores locales pueden expropiar terrenos e instalaciones para proporcionar atención médica de emergencia si sus propietarios o usuarios se niegan a ofrecer la propiedad sin razón legítima. También pueden solicitar suministros médicos y alimentos.