Home >> Especiales >> Japón >> "Deseo la felicidad del pueblo, el futuro desarrollo de la nación y la paz en todo el mundo"
Miércoles, 01 de Mayo de 2019
"Deseo la felicidad del pueblo, el futuro desarrollo de la nación y la paz en todo el mundo"

NARUHITO ascendió como nuevo emperador de Japón, dando inicio a la era Reiwa.

Este miércoles 1 de mayo, Naruhito ascendió al trono como nuevo emperador de Japón, dando inicio a la era Reiwa.

A continuación siguieron una serie de ceremonias y rituales: alrededor de las 10.30 (hora Japón), el nuevo emperador anunció que había heredado las insignias imperiales de su padre, que abdicó el 30 de abril. La espada y la joya sagradas se transmiten desde hace siglos como muestras de la condición de emperador de su portador.
Luego, el emperador Naruhito se reunió con representantes de la ciudadanía. Entre ellos estaba el Primer Ministro, los presidentes de ambas Cámaras del Parlamento, el juez titular del Tribunal Supremo y líderes de gobiernos locales.
El emperador de Japón pronunció su primer discurso como monarca en la ceremonia "Sokui-go-Choken-no-gi", en donde dijo: "He accedido al trono tal y como estipulan la Constitución de Japón y la Ley de Medidas Especiales para la Casa Imperial".
Y agregó: "Cuando pienso en la gran responsabilidad que he asumido, me siento henchido de una sensación solemne.
Haciendo una reflexión, durante más de 30 largos años, su majestad, el emperador emérito, ha orado por la paz mundial y la felicidad del pueblo japonés. Ha compartido siempre la alegría y la tristeza de sus súbditos, y les ha demostrado su fuerte devoción a través de sus actos, encargándose de cumplir con entrega cada una de sus funciones. Quisiera expresar mi más sincero respeto y agradecimiento por la disposición que su majestad, el emperador emérito, mostró como símbolo del Estado. Hoy que accedo al trono, reflexiono detenidamente en la senda que recorrió su majestad, el emperador emérito. Tendré en cuenta las acciones de los anteriores monarcas y trataré de mejorar. Me comprometo a desempeñar mis funciones como símbolo del Estado y de la unidad de los japoneses de conformidad con la Constitución, pensando siempre en la gente y apoyándola. Deseo sinceramente la felicidad del pueblo, el futuro desarrollo de la nación y la paz en todo el mundo".