Home >> Especiales >> Japón >> Nunca es tarde
Jueves, 17 de Agosto de 2017
Nunca es tarde

PROGRAMADORA de aplicaciones para teléfonos inteligentes a sus 82 años.

Masako Wakamiya tiene 82 años y utilizaba el ábaco para contar en sus primeros trabajos. Hoy es una de las desarrolladoras de aplicaciones para el teléfono iPhone más veteranas del mundo. "En la era de Internet, si dejas de aprender sufres las consecuencias en tu vida diaria", cree Wakamiya.

Pionera en la fabricación de teléfonos inteligentes accesibles para personas mayores, como la considera la agencia de noticias AFP, ella misma aprendió a codificar.
Según Wakamiya, los mayores de 60 años necesitan buscar activamente nuevas habilidades para mantenerse ágiles. "A medida que envejeces, pierdes muchas cosas: marido, trabajo, cabello, vista... Las desventajas son muy numerosas. Pero aprender algo nuevo, ya sea programación o tocar el piano, es una ventaja, es motivador".
Wakamiya, que trabajaba como empleada de un banco, se interesó por las computadoras en la década de los 90: fue entonces cuando aprendió los fundamentos de la codificación y desarrolló ella misma la aplicación Hinadan, una de las primeras de juegos destinadas para mayores de 60 años.