Home >> Especiales >> Japón >> ¿Opositora o aliada?
Jueves, 06 de Julio de 2017
¿Opositora o aliada?

YURIKO KOIKE, luego de que su agrupación se impusiera en las elecciones de la Asamblea de Tokio, podría aspirar a ser Primer Ministro, sea del lado del partido gobernante o desde la oposición.

Luego de las elecciones de la Asamblea Metropolitana de Tokio, el domingo 2 de julio, con una victoria de la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, y su partido, Tomin First (Tokiotas Primero), analistas resaltaron, como la contracara, la derrota del Partido Liberal Demócrata (PLD), del primer ministro Shinzo Abe. Es que el premier, según analistas de la NHK, consideró el resultado como una muestra del descontento de los votantes con el PLD.

El PLD obtuvo el peor resultado de su historia en Tokio. Entre las razones de la caída, se pueden enumerar la falta de explicación de asuntos de interés nacional y controvertidos comentarios de la ministra de Defensa, Tomomi Inada.  Algunos miembros del partido recuerdan que algo similar se vivió hace ocho años, cuando el PLD perdió las elecciones de la Asamblea Metropolitana de Tokio y después no logró conquistar el voto de los electores en los comicios nacionales, con la consiguiente llegada al poder de la oposición.
Si bien al gobierno de Shinzo Abe le quedan cerca de año y medio de mandato, para recuperar el respaldo de la ciudadanía deberá mostrar ciertas medidas, como remodelar el Gabinete, priorizar la economía y mostrar logros.
No hay que dejar pasar por alto, además, que el resultado de los comicios de Tokio podría afectar los planes de Abe de  reformar la Constitución. Es posible, dice, que la oposición se sienta revigorizada para oponerse a las enmiendas. Sin embargo, otro escenario posible sería que la situación actual se convierta en un punto de inflexión y surja un todopoderoso Primer Ministro.

 

¿De qué lado?
Del lado de la gobernadora Yuriko Koike, quien renunció al liderazgo de su partido para "concentrarse en sus tareas como gobernadora", este resultado podría ser la oportunidad para diseñar un retorno a la política nacional y concretar su objetivo de largo plazo de convertirse en Primer Ministro.
El triunfo de Koike, de 64 años, demostró una vez más que tiene la habilidad de aprovechar el sentimiento del público, lo cual fue evidente cuando se postuló por primera vez el año pasado.
Koike, ex ministro de Defensa durante la primera administración de Abe, prometió concentrarse en dirigir la extensa metrópoli en la víspera de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio de 2020. Pero -según el Asahi Shimbun- los que están alrededor de Koike sugirieron que en los próximos meses la presencia del partido que dirige, Tomin First, se sentirá más allá de la asamblea metropolitana.
Así, el diario analiza dos posibles escenarios: el primero es colaborar con el PLD. Aunque Koike golpeó a los miembros del PLD en la asamblea metropolitana durante la campaña electoral, tuvo el cuidado de no criticar directamente Abe y el liderazgo del partido. Tanto ella como Abe comparten un objetivo común: revisar la Constitución que entró en vigor en 1947. Algunos analistas creen que Koike podría trabajar en estrecha colaboración con Abe para lograr las primeras enmiendas al conjunto supremo de leyes de la nación en 70 años.
El otro escenario no podría ser más diferente. Koike podría decidir enfocarse en seguir enfrentando al PLD, convirtiéndose en una figura central en el realineamiento del bloque opositor. Ella estaría entrando en un vacío político como la principal opositora, ya que el Partido Demócrata ha sido incapaz de ofrecerse como una alternativa viable al PLD.
No sería la primera vez que un partido local encabezado por una figura conocida surgiera en la escena política nacional. Toru Hashimoto, ex gobernador de Osaka, amplió su partido local Osaka Ishin no Kai (grupo de restauración de Osaka) en las elecciones de gobierno local en 2011. Al año siguiente, Hashimoto formó Nippon Ishin no Kai (Japón Restauración Partido) para aumentar su perfil a nivel nacional Y se acercó a la administración de Abe en muchas cuestiones de política.

TOMIN FIRST, la agrupación de Koike, se ha convertido en la principal fuerza en la Asamblea, con 55 lugares, incluyendo 6 candidatos independientes. El Komei también apoyó a Tomin First, con lo que el partido de la gobernadora y sus aliados han conseguido 79 de los 127 escaños.
En conferencia de prensa, Koike dijo que el éxito electoral de su partido fue debido al deseo de los votantes tokiotas de cambiar la Asamblea a algo nuevo. Hizo hincapié en que dará prioridad a los intereses de los ciudadanos de la metrópolis a la vez que coopera cuando sea necesario con el gobierno central para mejorar el bienestar de los residentes.
Treinta y seis mujeres obtuvieron un escaño en las elecciones a la asamblea metropolitana de Tokio, una cifra récord que fortalece la esperanza de que se produzca un cambio en el mundo de la política en Japón, dominado por los hombres, destaca la agencia Kyodo. Antes de las elecciones, las mujeres ocupaban 25 asientos. Aunque siguen siendo minoría en una asamblea de 127 miembros, su crecimiento ha sido importante.