Home >> Especiales >> Japón >> ¿Atacará Estados Unidos a Corea del Norte?
Viernes, 28 de Abril de 2017
¿Atacará Estados Unidos a Corea del Norte?

DILEMA entre la presión y la efectiva acción militar es a lo que se enfrenta el gobierno de Donald Trump.

¿Atacará Estados Unidos a Corea del Norte?
El interrogante acapara la atención mundial, y varios son los motivos. En primer lugar, por los daños que habría en la península coreana y sus alrededores; segundo, el impacto que tendría en la economía mundial.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por el momento no ha ofrecido una explicación clara sobre qué hecho le  daría pie a un ataque militar. Aunque Washington ha dejado entrever que está dispuesto a usar la fuerza si Corea del Norte lanza un misil balístico intercontinental capaz de llegar a tierras estadounidenses o efectúa otro ensayo nuclear.
Según las autoridades estadounidenses, esas acciones representan una amenaza directa para la seguridad de su país. La prensa internacional esperaba como fecha el 25 de abril, aniversario de la fundación del Ejército de Corea del Norte.
Nada de eso ha ocurrido.
En el aire, sin embargo, parece haber una cierta intención de querer una guerra. El 27 de abril, Trump indicó que si bien desea resolver el problema de los programas de desarrollo nuclear y de misiles de Corea del Norte por la vía diplomática, el tema “es muy difícil”.
El mismo día, el almirante Harry Harris, jefe del Comando del Pacífico de Estados Unidos, señaló que la crisis con Corea del Norte se encuentra en su peor momento.

 

Marco geopolítico
En cuanto a la posible respuesta del gobierno de Trump, hay opiniones divididas. Según un analista de la NHK, habría que hacer una distinción entre la presión militar y la acción militar.
La presión militar incluiría un ataque preventivo para fortalecer la posición en la mesa de negociación. Por este motivo, algunos analistas creen que habría una respuesta inmediata de Estados Unidos a una provocación, mientras que otros opinan que, antes de dar ese paso, Washington intentaría lograr un consenso dentro de la comunidad internacional. Esta última opción conllevaría que Estados Unidos pidiera ayuda a sus aliados y tomara medidas diplomáticas para obtener la comprensión de China y Rusia.
Teniendo eso en cuenta, habrá un seguimiento especial a la inminente visita a Rusia del primer ministro japonés, Shinzo Abe, y su reunión con el presidente Vladimir Putin.
Por otro lado, está previsto que dentro de poco lleguen a aguas cercanas a la península coreana una flota naval estadounidense encabezada por el portaviones Carl Vinson. Algunos analistas creen que esta muestra de poderío está dirigida a China, a fin de presionar a las autoridades de ese país para que ejerzan su capacidad de influencia sobre Corea del Norte.
Mientras tanto, en Japón, cada vez más gente está consultando la página web del gobierno, donde se explica el proceso de evacuación en caso de sufrir un ataque con misiles balísticos. Esto demuestra la creciente preocupación que hay entre la población.
Si bien el gobierno no quiere avivar el miedo, ha reconocido que ha empezado a estudiar pasos específicos que deberían tomarse para proteger a sus ciudadanos residentes en Corea del Sur. De hecho, ha comenzado a advertir de los peligros a los japoneses que viajan a ese país.