Miércoles, 01 de Febrero de 2017
Operación Ninja

SOLIDARIDAD, shock de sorpresa y alegría es lo que buscó un grupo de gente que repartió comida por la calle en Año Nuevo y juguetes en Reyes.

“Ver a los niños sonrientes con sus juguetes es maravilloso”, dice Hernán Arashiro, sansei de 43 años, y quien, tras ver un video por Youtube de unos estadounidenses descendientes de okinawenses disfrazados de ninjas que en Navidad repartieron juguetes a gente de la calle, imaginó realizar la tarea en Buenos Aires.

En su muro de Facebook publicó el video, y si bien ya había pasado Navidad, consultó: “Quién se prende. Quiero hacer esto…”. Pasadas unas horas, su expresión de deseo comenzó a volverse realidad; ya eran unos cuantos voluntarios para realizar una tarea similar el 31 de diciembre.
El acto solidario, así, se convirtió en la “Operación Ninja”. La tarea, repartir una comida
“Pensábamos hacer 50 bandejas (de comida). Terminamos haciendo 248”, cuenta Arashiro, cuya profesión es la de cirujano plástico. La vianda consistió en sándwiches de milanesas, bondiola, matambre, un jugo, una fruta, una porción de pan dulce, un alfajor y hasta bebidas frías.
Disfrazados, 40 personas sobre ocho autos repartieron la comida por cuatro zonas de Capital: Constitución, avenida Rivadavia, Congreso y Parque Patricios.
“Fuimos todos disfrazados. Creo que ayuda a descontracturar el contacto con las personas que lo reciben y así pierden la vergüenza”, agrega. “De alguna manera, uno busca ser divertido y sorprender y perder el miedo”.

 

También para Reyes
El 7 de enero se volvió a salir disfrazados para regalar juguetes. Esta vez, las zonas elegidas fueron: Hospital de San Isidro, Hospital Posadas, Hospital Mercante (José C. Paz), Hogar Piedras 1583, Puentes Autopista 9 de Julio, Plaza Congreso, San Vicente (barrios: Santa Rosa, Eva Perón, Pueblo de La Paz, Bioca, Barrio del Hospital y El Fortín)
“Este despliegue se pudo realizar por la voluntad de todos. Gracias a las donaciones, pudimos extendernos a mucho más zonas de las pensadas -dice Arashiro-. El objetivo ninja, cumplido: shock de alegría y sorpresa”.