Home >> Especiales >> Cultura >> Furoshiki o la habilidad para envolver objetos
Jueves, 18 de Agosto de 2016
Furoshiki o la habilidad para envolver objetos

CULTURA. La practicidad y belleza de un envoltorio.

Hace tiempo que la eliminación de residuos es un problema en todas las áreas urbanas. El uso comercial del papel para envolver y la utilización de bolsas constituyen una de las principales fuentes de desperdicios. Es a partir de esta realidad que la tradición del furoshiki, la técnica de envolver y llevar artículos en un trozo cuadrado de tela, merece una renovada atención.

El furoshiki, que en Japón se popularizó durante el período Nara (710-794), comienza a partir de un trozo de tela cuadrangular y se emplea específicamente para contener diversos tipos de artículos. Siendo solo un pedazo de género, el furoshiki puede utilizarse para cargar un contenido esférico o cuadrado, grande o pequeño. Además, cuando no se lo necesita, puede doblarse hasta tomar dimensiones muy reducidas y guardarse en el bolsillo. Estas ventajas explican la razón por la que el furoshiki ha sido tan útil en la vida diaria durante tano tiempo.
Al vestir el kimono, a las mujeres japonesas les agrada llevar un furoshiki, evitando los bolsos y los paquetes envueltos. Este accesorio japonés, con sus hermosos y multicolores diseños, a la vez que práctico, contribuye a acrecentar el encanto de la elegancia femenina.

Un recipiente versátil
Las características del furoshiki corresponden a las funciones que cumple el tradicional kimono japonés. En efecto, la confección del kimono tiene la peculiaridad de que es de corte recto, sin considerar la forma de quien habrá de vestirla. Es por ello que pueden utilizarlo personas de diferentes contexturas físicas, y a pesar de esto otorga una belleza muy particular según quien lo luce y cómo lo usa. Esta constituye una función singular del kimono.
De igual manera, el furoshiki es de forma cuadrada, pero puede contener objetos de diversas formas. Además, crea un encanto característico de acuerdo al contenido envuelto y a la manera en que se anudan las puntas de la tela. Vale decir que, al igual que el kimono, el furoshiki posee condiciones de versatilidad que le otorgan un peculiar encanto.

Colores y diseños
El furoshiki puede hacerse de una amplia variedad de materiales, ya sea de algodón, seda, fibras químicas, u otros. También los hay en diferentes tamaños que oscilan entre los 36 centímetros y más de 2 metros (como cubierta de camas). Además, puede ser tañido en bellísimos diseños de variado colorido.
Desde la antigüedad, los japoneses han dedicado gran parte de sus esfuerzos al desarrollo de técnicas especiales para el teñido del furoshiki, de forma que luzca atractivo no solo como prenda extendida, sino también al ser anudado para envolver diversos artículos. Todo esto es lo que ha creado esa belleza especial que tanto lo caracteriza.
Como ya se ha señalado, el furoshiki está dotado de una singular hermosura en color y diseño. En consecuencia, ha sido utilizado desde tiempos pasados no solo con el principal propósito de envolver y llevar objetos, sino también como decoración interior, en forma de murales o como adorno femenino alrededor del cuello o en la cabeza, en ocasiones para protegerse del frío a la manera del pañuelo.

Origen
El furoshiki tiene un origen secular. En el período Nara ya se utilizaba el tsutsumi (envoltura) para cubrir las ropas. En el presente, puede encontrarse en el Repositorio del Shosoin en Nara una pieza de tela (un metro cuadrado) empleada como furoshiki en tiempos pasados, y que es el más antiguo de los conservados hasta hoy.
Asimismo, según las pinturas que describen las costumbres y maneras del pueblo japonés en épocas más recientes, como por ejemplo en los Ezoshi (libros de historias ilustrados), los furoshiki servían para llevar diversos elementos (ropa, libros, cajas, etcétera) sobre la cabeza o los hombros, o atados a la cintura.
Desde la Restauración Meiji (1868), la vida diaria de los japoneses experimentó una amplia occidentalización, lo que provocó un cambio drástico en la vestimenta manifestado por la preferencia de ropas occidentales en lugar del kimono. Como consecuencia de ello, también el furoshiki desapareció de escena.
Sin embargo, en esencia, los japoneses son un pueblo de dedos hábiles, y la técnica del “anudamiento” está considerada como una de las principales características de su cultura. Por lo tanto, puede decirse que el furoshiki es una hermosa flor que se abrió en una de las ramas culturales de Japón.