Jueves, 21 de Abril de 2016
Buenos Aires celebra Japón
Escrito por María Florencia Zaia   

Pese al lluvioso día, la actividad reunió a un numeroso público que presenció los talleres y las exhibiciones dentro y fuera de la sede de COA.

Se realizó “Buenos Aires celebra Japón” conjuntamente con el “VI Festival Japonés de Otoño 2016”, actividades  organizadas por la Federación de Asociaciones Nikkei en la Argentina (FANA) el 9 de abril, dentro y fuera de la sede del Centro Okinawense en la Argentina.

Durante la jornada hubo diversas actividades durante todo el día. En la calle se instalaron puestos de ventas de artesanías, comidas, y el escenario donde se desplegaron los espectáculos artísticos.
A las 15 se hizo la apertura de las actividades en el escenario ubicado en la calle: Mukaito Taiko, kendo, danza japonesa, karate, danza okinawense, la cantante Graciela Nakasone, La Plata Taiko, Ryukyu Sapukai, y Ryukyu Koku Matsuri Daiko.
Simultáneamente hubo otro escenario dentro del edificio de COA, en donde se presentaron exhibiciones de sumo y sumo okinawense, judo, taiko, coro y canto, desfile de kimono, danza japonesa y de Okinawa. Además, en el segundo piso se ofrecieron talleres de ceremonia de té, animé y manga, origami, arte de vestir el kimono, idioma japonés, shodo, cocina,  sanshin, idioma de Okinawa y danza.
Cabe destacar que todas estas actividades se desarrollaron simultáneamente, dentro de un marco festivo que se prolongó hasta las 10 de la noche.
A pesar del lluvioso día, el público se acercó para disfrutar de estas actividades, y se pudo percibir que cada año la convocatoria de público es mayor.

 

“Revivir lo que vivimos en Japón”
Rodrigo, de 33 años, viajó hace poco a Japón y quedó fascinado. “Es la primera vez que vengo a este evento, y vinimos porque fuimos a Japón hace un mes, nos encantó. Fuimos por turismo y del evento nos enteramos por Internet, y vinimos a rememorar un poquito de lo que vivimos en Japón”.
En la calle se pudo ver mucha gente joven interesada, principalmente, por el animé y manga, como Cintia, de 33, quien estuvo acompañada de sus tres hermanas menores. “Es la primera vez que vengo, vine a acompañarlas a ellas (a sus hermanas), a quienes les gusta la cultura japonesa, y también a degustar las comidas típicas. Mis hermanas no hablan japonés, pero entienden un poco porque hace años que miran animé”.
Algunas familias que se acercaron al evento, como la de Mario (46), quien estaba con su esposa e hijos, visitaron el evento por admirar la cultura japonesa. “Vamos a todos los eventos que suele organizar la ciudad, no solo los de Japón. A los chicos le gusta todo lo que es oriental, el animé, todas esas cosas”.
Una de las chicas que atendía uno de los puestos, indicó que “a la gente le encanta la cultura oriental, más que nada porque es súper opuesta a la occidental, y eso les llama la atención. La gente viene al festival porque les da curiosidad, porque es muy divertido”.

Todas las generaciones
Entre el público, los concurrentes fueron de diferentes edades, como Mabel, de 75 años, quien es una habitual visitante a la que le gustaba la comida, las manualidades, y los talleres de origami y amigurumi, entre otros.
O Nora, de 54, quien viajó desde Zárate para llevar a su sobrina. “Nos organizamos, y vinimos. A mi sobrina le gusta el idioma y el manga. Mi sobrina quedó encantada con la danza de los tambores”.
El fanatismo por el manga y el ánime es tan fuerte que Andrés (39) fue al festival a pedido de su sobrina. “Es la primera vez que vengo, porque me lo pidió mi sobrina, que vive en La Pampa, y le estoy mostrando el evento por mi celular, a quien le gusta el animé”.
También hubo público atraído por el idioma japonés, como Josefina (21). “No es la primera vez que vengo al evento, vine también el año pasado. Creo que a pesar de la lluvia, este año hay más gente. Me encanta el Taiko, el animé, la comida japonesa, y… un montón de cosas. Estudio japonés y el año pasado fui a Japón por una beca para hacer una pasantía en informática”.
Mercedes (26), atenta al taller introductorio de idioma japonés, le gusta de la literatura japonesa, y fue la primera vez que asistía al festival. Estudia japonés en Nichia Gakuin, y también aprende taiko. Dijo que lo que más le gustó del festival fue la parte histórica, la comida y el taiko.